Virtudes medicinales de la alcachofa

La alcachofa es una auténtica planta medicinal, que debe estar presente en los platos de toda la familia. Hay personas que no saben cómo cocinarla y, por lo tanto, prescinden de ella.

Es una lástima, porque la alcachofa, es un vegetal presente en todo el mundo que puede aportarnos grandes beneficios para nuestra salud, seamos grandes o pequeños, de ahí que valga la pena tenerlo en cuenta.

1. La alcachofa es saludable para el hígado
Seguro que este dato ya lo conocías. La alcachofa tiene la virtud de permitir la recuperación hepática, de regenerar este órgano imprescindible que es el hígado. Lo que hace es no solo regenerar nuestras células enfermas, sino favorecer la producción de bilis. De ahí que sea excelente para tratar enfermedades como la hepatitis, la cirrosis, la insuficiencia hepática.

¿Y cómo lo hacemos?

Muy fácil, cogemos una alcachofa y la ponemos en un litro de agua.
La coceremos hasta que se quede blandita.
Lo que tomaremos a lo largo del día es esa agua en la que hemos cocinado la alcachofa.
Añade el jugo de medio limón y tómalo después de tus comidas. Una vez a la semana es suficiente.

2. La alcachofa nos ayuda a perder peso
La alcachofa es excelente para ir quemando grasa. Sus dotes diuréticos y depurativos nos permiten ir eliminando aquellos elementos nocivos del organismo.

Debemos ser constantes y tomar su infusión después de las comidas, al igual que hemos hecho para cuidar de nuestro hígado.

Elaboraríamos la misma infusión, incluyendo el limón, y nos tomaríamos ese litro a lo largo de todo el día.
Pero recuerda complementar este tratamiento con una dieta adecuada.

3. Buena para el corazón
Comer regularmente alcachofas nos permite purificar la sangre. Es perfecta para reducir el colesterol malo de nuestro cuerpo y bajar los triglicéridos.

Pero aún hay más, ayuda a mantener el nivel adecuado de azúcar en la sangre, siendo muy adecuado para las personas que padecen diabetes.

4. Propiedades digestivas y metabólicas
Gracias a su componente en fibra y a su capacidad depurativa, las alcachofas son muy adecuadas para favorecer nuestras digestiones.

Esos días en que por ejemplo te sientas más pesada de lo normal, pierdes el apetito o padeces de estreñimiento, no dudes en prepararte un agua de alcachofas o cocinar un par de alcachofas al vapor.

Ello te pemitirá tratar tu inflamación intestinal y regular tu metabolismo, a la vez que fortalecerá el sistema inmunitario.

Según esta investigación, gracias a su contenido en cinarina, la alcachofa actúa como una excelente solución para los trastornos digestivos.

5. Nos aporta energía
¿Sabes cuántas vitaminas tiene la alcachofa? La alcachofa esta rica en: hierro, magnesio, calcio, fósforo y potasio; vitaminas A, E, C; vitaminas del grupo B sobre todo niacina B3 y ácido fólico B9.

No debemos pasarlo por alto, sobre todo teniendo en cuenta que logra trasformar los glúcidos en energía
Remedio para la vesícula

6. Remedio para la vesícula

En ocasiones nuestra vesícula tiene un funcionamiento más lenta, una realidad que se traduce en digestiones más perezosas y, en un riesgo muy elevado en padecer cálculos en este órgano.

En estos casos es adecuado prepararnos una infusión con cinco de sus hojas, pero sus hojas secas.
Deberemos llevarlas a ebullición junto a un vaso de agua y permitir que repose.
Añade unas gotitas de jugo de limón y consume después de tus almuerzos.
Hay quien combina esta infusión con boldo, siendo enormemente medicinal.

7. Beneficiosas para reducir el ácido úrico
Como ya sabes, si padecemos de ácido úrico, nuestra sangre dispondrá de unos cristalitos muy dañinos que obstruyen venas y arterias y se pueden acumular produciendo dolor. Se trata de elementos de desecho producidos por alimentos ricos en purinas, presentes sobre todo en carnes.

Si tomamos regularmente alcachofas, si nos elaboramos ricas ensaladas y verduras al vapor iremos tratando poco a poco el problema del ácido úrico o de tu gota.

8. Para trata el dolor de cabeza
Según nos dicen los médicos, en ocasiones muchos dolores de cabeza tienen su origen en problemas hepáticos.

Un hígado que no funciona bien , que está intoxicado o que almacena demasiadas grasas, alterará nuestro metabolismo produciéndonos malestar general y dolor de cabeza.
Así pues, no lo dudes, incrementa tus tomas de alcachofas, en especial la infusión de este vegetal medicinal.
Para concluir, no podemos dejar de recomendarte que consumas la alcachofa con moderación.

Hay formas muy originales de tomarla, como por ejemplo alcachofas a la vinagreta con gambas, con un arroz integral, o combinadas con habas y lentejas. Platos llenos de proteínas ricos para toda la familia.