Alimentos que refuerzan el sistema inmune frente al Covid19

Mediante una buena alimentación el ser humano puede gozar de un sistema inmune más fuerte que permita hacerle frente al covid-19 y otras enfermedades, según múltiples estudios científicos.

Los resultados de diversos estudios muestran que una dieta variada y saludable así como el consumo de probióticos de forma regular contribuyen al buen funcionamiento de las defensas.

Recientemente, el portal Alimente publicó un estudio, que demuestra que una dieta equilibrada refuerza el sistema inmunológico.

En el análisis se establece que “el consumo regular de lácteos fermentados como yogur contribuye a aumentar las defensas inmunológicas”.

Además, una dieta baja en grasas también favorece la salud del sistema inmunitario, por lo que conviene incluir en la dieta pescado azul, frutos secos, aceite de oliva, girasol, soja y linaza.

Hay estudios que demuestran que quienes toman estos alimentos de forma regular presentan un mejor estado del sistema inmunitario, además de una mayor resistencia a intoxicaciones alimentarias.

CÍTRICOS

Los cítricos pertenecen a un grupo de frutos denominados citrus. Hay diferentes tipos de árboles citrus y tienen una gran posibilidad de hibridación, lo que da lugar a un amplio abanico de variedades de cítricos.

Estos son los tipos de cítricos más habituales.

La cidra: Es parecido al limonero, sus frutos son más grandes y agrios. Tienen poco jugo y son muy aromáticos.
Limón: Tiene un aroma fresco e intenso, y contiene aproximadamente un 5% de ácido cítrico.
Lima: Es el más ácido de todos los cítricos. Se parece al limón, pero es más verde. Tiene un 8% de ácido cítrico
Mandarinas: Son más pequeñas y chatas, muy aromáticas y más dulces.
Naranjas: Son las ¾ partes de la producción de cítricos.
Toronja: Es grande y muy jugosa y necesita un clima muy cálido.
El pomelo: Es un hibrido entre la naranja dulce y la toronja, y su sabor es más amargo.
La clementina: Es un cruce entre la mandarina y la naranja amarga. Tiene la forma de la mandarina y el dulzor de la naranja.
MANDARINAS, CLEMENTINAS Y NARANJAS

En ocasiones, las mandarinas y las clementinas suelen confundirse. Ambas son aromáticas y dulces, y podríamos llamarlas golosinas frutales, pero presentan algunas diferencias.

La clementina es más pequeña que la mandarina
Las mandarinas tienen la piel más pegada a la carne y se pelan peor.
Las mandarinas tienen semillas (pepitas) y las clementinas no.
Las mandarinas son más ácidas y las clementinas más dulces.
La mejor época de las mandarinas es el otoño y la de las clementinas el principio del invierno
La temporada de la clementina es mucho más corta que la de la mandarina.
Por su parte, las mandarinas y las naranjas aunque no las confundimos por su aspecto podemos llegar a pensar que son idénticas en propiedades cuando en realidad también presentan algunas diferencias:

En cuanto al sabor, la mandarina suele ser menos ácida que la naranja por contener menos ácido cítrico.
La mandarina tiene menos vitamina C, pero contiene más provitamina A.
Las naranjas son más ricas en ácido fólico que las mandarinas.

DOSIS DE VITAMINA C

Los cítricos nos aportan muchos beneficios para nuestra salud y son un importante aliado para mantener los niveles de vitamina C, por eso nuestra especialista en Nutrición, Marta Aguirre, nos recuerda que es recomendable consumir un cítrico al día. La vitamina C es hidrosoluble y se elimina por la orina, lo que significa que no se guarda ni se acumula en el organismo, por lo que es necesario consumirla de forma habitual para evitar su déficit.

PIMIENTOS

Existen distintos tipos de pimientos: dulces, morrón, picantes, italiano, piquillo, padrón, alargados o rectangulares y gernica. Algunos son más picantes que otros, especialmente los de color rojo y los más pequeños.

Los pimientos poseen una gran cantidad de propiedades muy beneficiosas para todo el organismo, ya que contienen muchas vitaminas y minerales que aportan energía en forma de carbohidratos y mucho más.

Son ricos en vitamina C, vitamina A, y además poseen vitamina E, vitaminas B6, B3, B2, B1 y ácido fólico. Entre los minerales que contienen los distintas variedades de pimientos se destacan el potasio en mayor proporción seguido por calcio, fósforo y magnesio. Tienen una buena cantidad de hidratos de carbono y una gran concentración de carotenos (750mg /100 g).

El pimiento tiene un gran poder antioxidante, es bajo en calorías (19 kcal/100 g) y también es muy rico en fibra. Esto último hace que el consumo de esta hortaliza de sensación de saciedad, siendo muy útil en dietas de control de peso. Como tiene poco sodio es un producto adecuado para las dietas bajas en sal.

Pero cuidado, las personas que padecen problemas del aparato digestivo como gastritis o úlcera deben de evitarlos, ya que pueden irritar la mucosa del intestino.

El pimiento verde
La acción antioxidante de la vitamina C hace que el consumo del pimiento verde sea beneficioso para nuestra vista, piel, oído y aparato respiratorio. Además, la alta cantidad de vitamina C de esta verdura puede ayudarnos a reducir los síntomas del resfriado y a combatir enfermedades como el estreñimiento y el hipertiroidismo. También es recomendable durante la menopausia ya que la vitamina C ayuda a reducir los sofocos y otros síntomas de la menopausia.

El pimiento rojo
Los pimientos rojos son una rica fuente de vitamina C. Contienen el doble del contenido de vitamina C que las naranjas. Los pimientos rojos son también ricos en flavonoides y fitoquímicos. Estos reducen la formación de coágulos de sangre, lo que disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco, como indicamos anteriormente.

El pimiento amarillo
Sus propiedades y características se asemejan mucho a sus “hermanos” los verdes y los rojos. Son ricos en carotenos, dada su coloración. También lo son en antioxidantes, en vitamina A y, sobre todo, en vitamina C. De todas formas, no llega a los niveles dentro de este apartado que sí tiene el pimiento rojo. Por otra parte, también son muy ricos en fibra, en potasio, en magnesio, en folatos y también son bajos en calorías, por lo cual no hay nada que temer al comerlos.

Otros beneficios del pimiento amarillo es que resultan buenos para el sistema inmunológico. Van bien para el sistema nervioso y para la transmisión muscular. Se les considera analgésicos y, además, funcionarían positivamente para problemas articulares tales como la artritis o el reuma.

AJOS Y CEBOLLAS

En los últimos años se ha hablado mucho sobre la importancia de incluir frutas y verduras coloridas en nuestra alimentación, pues mientras más vibrantes sean los colores en el plato, mayor será el contenido de compuestos saludables. Teniendo esto en mente, se podría pensar que dos vegetales tan pálidos como la cebolla y el ajo no tienen mucho que ofrecer, pero la evidencia científica ha observado que, en realidad, ocurre todo lo contrario.

Los ajos y las cebollas forman parte de la familia Allium, donde también se incluyen el puerro, las chalotas y el cebollino. Una característica muy especial que distingue a esta familia es el alto contenido de compuestos organosulfurados, los cuales han sido estudiados por su potencia y su capacidad para crear reacciones positivas en nuestro organismo.

Así mismo, se sabe que ambos son una excelente fuente de vitaminas, minerales esenciales y compuestos activos. Por ejemplo las cebollas, tanto blancas, amarillas como moradas, son ricas en vitamina C, vitamina B6, folato, manganeso, fósforo y calcio, mientras que el ajo también es una gran fuente de vitamina C, vitamina B1, B5, B6, manganeso, selenio, cobre, fósforo, potasio, calcio y hierro.

Otra de las ventajas de consumir ajo y cebolla cada día es su contenido de antioxidantes. Todos hemos escuchado hablar sobre la importante función que desempeñan estos compuestos en el organismo, ayudando a combatir el daño causado por los radicales libres, disminuir los procesos inflamatorios y prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades.

  1. Lucha contra el cáncer
    Diferentes investigaciones han informado sobre la acción anticancerígena de ambos bulbos. Según declaraciones del Instituto Americano de Investigación para el Cáncer (American Institute of Cancer Research), los compuestos activos de las verduras Allium, especialmente el ajo y la cebolla, pueden retrasar o detener la proliferación de células cancerosas en varias zonas del cuerpo, como los pulmones, el colon, el esófago y los senos. Se ha observado que pueden reducir la velocidad a la que crecen los tumores cancerosos, e incluso detener su crecimiento por completo.

Específicamente el ajo, parece ser un arma prometedora contra el cáncer colorrectal y gástrico.

  1. Prevención de las enfermedades cardíacas
    Incluir ajo y cebolla de forma regular en la dieta ayuda a prevenir las enfermedades del corazón. Ambos son ricos en flavonoides, compuestos antioxidantes que han sido vinculados con un menor riesgo de enfermedad cardíaca. En adición, estos vegetales ayudan a mantener la flexibilidad de las arterias, regulan los niveles de presión arterial, ayudan a reducir los niveles de colesterol y tienen propiedades anticoagulantes. Como ves, su consumo promueve un conjunto de efectos muy beneficiosos para prevenir la formación de coágulos, los ataques cardíacos y otras condiciones del sistema cardiovascular.
  2. Protección contra las infecciones
    Por separado, cada uno goza de excelente reputación como agente anti-fúngico, anti-bacteriano y anti-viral; sin embargo, el poder se duplica cuando el ajo y la cebolla van de la mano. Desde la gripe y el resfriado, hasta las infecciones por hongos y la proliferación de bacterias patógenas, como el estafilococo, existen muchas infecciones comunes que se pueden prevenir y aliviar con cebolla y ajo.
  3. Protección de la salud intestinal
    Gracias a su contenido de fibra prebiótica, los ajos y las cebollas también favorecen nuestra salud intestinal. Este tipo de fibra sirve como alimento para las bacterias beneficiosas (probióticas) del intestino, ayudando a mantener un bioma intestinal saludable, así como un mejor funcionamiento del organismo.
  4. Eliminación de toxinas
    Incluir estas especias en tus comidas es una forma natural y sencilla de impulsar la eliminación de toxinas fuera del organismo. Cuando tenemos un alto nivel de toxinas y desechos circulando en nuestro cuerpo somos más propensos a enfermarnos o experimentar síntomas molestos. Aunque órganos como los riñones y el hígado trabajan constantemente para desintoxicar la sangre, vale la pena consumir alimentos que apoyen y favorezcan su buen funcionamiento.
  5. Lucha contra la diabetes
    Otro de los beneficios a tener en cuenta, especialmente cuando la diabetes se ha convertido en un problema de escala global, es el poder antidiabético de esta alianza pungente. Los hallazgos científicos indican que tanto el consumo regular como la suplementación con ajo y cebolla (crudos, cocidos, cápsulas, extractos) pueden ayudar a regular los niveles de glucosa en sangre, disminuir los niveles de lípidos y combatir la resistencia a la insulina en pacientes con diabetes tipo 2.

JENJIBRE O KION

El jengibre, cuyo nombre científico es Zingiber officinale, es una planta aromática cuyo tallo subterráneo es considerado como un ingrediente de la medicina tradicional asiática desde hace más de 2.000 años. También se le conoce como kion o quion, posee un sabor picante que lo ha hecho muy popular en la gastronomía y se puede encontrar en zonas tropicales de todo el mundo, aunque especialmente en Asia.

Jengibre para los problemas digestivos
Los compuestos fenólicos del jengibre ayudan a aliviar la irritación gastrointestinal, estimulan la producción de saliva y la bilis y suprimen las contracciones gástricas y el movimiento de alimentos y líquidos a través del tracto gastrointestinal. En resumidas cuentas favorecen la digestión y evitan la aparición de efectos secundarios relacionados con la mala absorción de los alimentos.

Jengibre contra las náuseas
Masticar jengibre crudo o beber té de jengibre es un remedio casero común para las náuseas que sufren, por ejemplo, las mujeres embarazadas. Consumir jengibre evita las náuseas y la ganas de vomitar, incluso en forma de caramelos o pastillas.

Cuando hace frío, beber té de jengibre (podemos añadirle miel) es una buena forma de mantenerse caliente. Es diaforético, lo que significa que promueve la sudoración, por lo que trabaja para calentar el cuerpo desde dentro.

Jengibre para la reducción del dolor
Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Georgia (EEUU) con 74 voluntarios y publicado en la revista The Journal of Pain, concluyó que la administración diaria de suplementos de jengibre redujo el dolor muscular inducido por el ejercicio en un 25%. También se ha descubierto que el jengibre reduce los síntomas de dismenorrea (dolor severo durante un ciclo menstrual). En otro estudio, el 83% de las mujeres que tomaron cápsulas de jengibre consiguieron mejorías en los síntomas del dolor menstrual en comparación con el 47% de las que recibieron un placebo.

Jengibre contra la inflamación
El jengibre se ha utilizado durante siglos para reducir la inflamación y tratar las condiciones inflamatorias. Un estudio publicado en la revista Cancer Prevention Research descubrió que un suplemento de raíz de jengibre administrado a un grupo de participantes voluntarios redujo los marcadores de inflamación en el colon en aproximadamente un mes. Los investigadores del estudio explicaron que al disminuir la inflamación, el riesgo de cáncer de colon también disminuía. El jengibre también ha demostrado ser un remedio prometedor en los ensayos clínicos para tratar la inflamación asociada con la osteoartritis.

Jengibre para mejorar la circulación
La raíz de la planta del jengibre puede consumirse fresca, en polvo, secada como especia, en forma de aceite o incluso como zumo. El jengibre pertenece a la familia del cardamomo y la cúrcuma, y se produce en la India, Jamaica, Fiji, Indonesia y Australia.

Jengibre afrodisiaco
La mejor circulación y flujo de la sangre, la estimulación que el aroma y el sabor del jengibre proporcionan y la mayor sensibilización de las zonas erógenas hacen de esta planta un afrodisiaco natural cuyos efectos se pueden notar rápidamente. Además, su acción inflamatoria ayuda a relajar los músculos y reducir la tensión del cuerpo.

Otros beneficios asociados al jengibre
A todo lo dicho hay que añadir que el jengibre ha demostrado ser un alimento efectivo a la hora de acelerar el metabolismo, prevenir enfermedades cardiacas, combatir las migrañas, actuar como relajante muscular, disminuir la congestión y reforzar las defensas del organismo.

YOGUR

Parece que es necesario consumir yogur de forma habitual para obtener un beneficio sostenible. La mayoría de autoridades reguladoras e instituciones científicas reconocen el yogur y los productos lácteos como parte de una dieta saludable. Consulta las recomendaciones estadounidenses o las recomendaciones francesas.

Se ha demostrado que las bacterias vivas, la alta densidad de nutrientes y la palatabilidad que caracterizan el yogur, mejoran la digestión de la lactosa (EFSA 2010b).

Según estudios recientes, el yogur podría desempeñar un papel importante en la salud. En cada uno de los siguientes temas se describen todos los efectos beneficiosos del yogur sobre la salud:

Yogur y salud ósea
Yogur y digestión de la lactosa
Yogur y enfermedades metabólicas
Yogur rico en nutrientes
Yogur y control de peso

La salud ósea es importante a lo largo de la vida. Aun así, hay dos momentos fundamentales de la vida, en los que las personas necesitan cuidar de manera especial sus huesos: la juventud y la vejez.

El yogur contiene muchas proteínas y varios micronutrientes, como el calcio, la vitamina D y el potasio, que resultan esenciales para la salud ósea. Además, las bacterias vivas contenidas en los yogures y los probióticos añadidos pueden mejorar la absorción del calcio y, por lo tanto, la salud ósea.

El consumo regular de yogur se asocia a una mejora de la salud ósea en los niños y adolescentes. Se ha realizado un estudio entre niños chinos para evaluar el impacto del yogur como suplemento: se añadió un yogur a la dieta habitual de preescolares cinco días por semana durante 9 meses. Según este estudio, los niños que consumieron más yogur obtuvieron un mayor crecimiento, altura y aumento de peso, y su densidad mineral ósea se elevó por encima de la de los niños que no recibieron el yogur suplementario.

Además, a las personas mayores se les aconseja el yogur para promover su salud ósea. Los estudios realizados en personas mayores para prevenir la osteoporosis defienden la estrategia del mayor consumo de yogur, en particular de los yogures enriquecidos con en vitamina D y calcio. Por último, varios estudios respaldan la promoción del yogur entre las personas mayores y revelan una asociación entre las fracturas de cadera y el yogur: el consumo de yogur por parte de las personas mayores se asocia con un menor riesgo de fractura de cadera.

Hoy se sabe que todo lo que comemos influye en los microorganismos que residen en nuestro intestino. La fermentación supone una transformación de los alimentos crudos por los microorganismos. Este proceso concreto puede añadir beneficios a los alimentos y ha llamado la atención de los investigadores.

El yogur es un producto lácteo fermentado que contiene millones de microorganismos vivos; a su vez, estos microorganismos influye en la composición de la microbiota intestinal y por tanto mejoran la salud intestinal.

El yogur puede prevenir y tratar los trastornos gastrointestinales por el modo en que sus probióticos parecen modular la microbiota intestinal. Se necesitan más estudios para comprender mejor los vínculos entre el consumo de yogur y el tratamiento de las enfermedades gastrointestinales.

El yogur podría también proteger la barrera intestinal fomentando la producción de mucina.

CEREALES

Cebada
Descripción: La cebada contiene mucha fibra. Tiene una textura masticable y sabor a fruto seco, como el del arroz integral. La cebada también se encuentra en granolas envasadas, cereales para tomar en caliente y mezclas para sopas. La cebada descascarillada es la que más fibra contiene porque su capa de salvado no se elimina, y es lo que más tiempo tarda en cocinarse.

Trucos de cocina:Ponga a hervir 3 tazas de agua. Agregue 1 taza de cebada descascarillada, tape y ponga el fuego a temperatura media-baja. Déjela cocer entre 40 y 45 minutos. La cebada cocida aporta volumen y sabor a las sopas, los guisos y las verduras cocinadas; en casi cualquier receta que incluya arroz, este puede sustituirse por cebada. Mezcle la cebada cocida con sus frijoles cocidos favoritos, cebollas picadas y hierbas frescas para darle un toque especial al arroz y los frijoles.

Maíz
Descripción: ¡Sorpresa! El maíz es un cereal integral económico que está disponible en muchas formas. Cuando compre productos de maíz (harinas y sémolas) que no estén en grano, busque las palabras “maíz integral” en la lista de ingredientes.

Trucos de cocina: Para cocinar la harina de maíz (polenta), mezcle 1 taza de harina de maíz integral con 1 taza de agua fría. Ponga a hervir 3 tazas de agua y bata lentamente la mezcla de harina de maíz. Baje el fuego y déjelo cocer de 10 a 15 minutos, revolviendo a menudo. Use harina de maíz integral para hacer magdalenas, pan de maíz o tortitas. Agregue granos frescos o congelados a las ensaladas, sopas y guisos. En el sur del país, la sémola se come en el desayuno, el almuerzo y la cena; se sirve con pimienta negra o una pizca de miel.

Avena
Descripción: La avena es uno de los cereales integrales más populares en Estados Unidos. Elija sobre todo la avena cortada o avena tradicional, ya que es más asequible y las versiones a granel no contienen sodio, azúcar ni conservantes, en comparación con algunos productos de avena saborizados.

Trucos de cocina: Ponga a hervir 2 tazas de agua y 1 taza de avena tradicional. Baje a fuego medio y cocine de 8 a 10 minutos hasta que la mezcla esté cremosa, revolviendo con frecuencia. Cocine la avena en leche desnatada para obtener un sabor más cremoso y nutrientes adicionales. Mezcle con fruta seca y frutos secos para obtener un desayuno saciante.

Quinoa
Descripción:La quinoa es un cereal sudamericano. Tiene una textura ligeramente crujiente y es cada vez más popular en Estados Unidos. La quinoa también se utiliza para fabricar algunas marcas de pastas sin gluten.

Trucos de cocina: Para evitar que tenga un sabor amargo, lave siempre la quinoa antes de cocinarla. Ponga a hervir 2 tazas de agua y agregue 1 taza de quinoa. Baje el fuego, tape y deje que se hagan durante unos 20 minutos. Úsela en ensaladas, guisos, cereales de desayuno para tomar en caliente y platos de frijoles; aumentará el valor nutritivo y conseguirá el crujido característico de los frutos secos.

ZANAHORIA

Al vapor, hervida, cruda, cocida o simplemente fresca, la zanahoria (daucus carota) forma parte del grupo de alimentos con más beneficios para nuestra salud, según señala la OMS en varios de sus informes, por lo que recomienda su consumo encarecidamente.

La zanahoria es una de las hortalizas más producidas y consumidas en el mundo, Asia es la mayor productora seguida por Europa y los Estados Unidos. De la zanahoria sabemos que beneficia nuestra vista y la salud de nuestra piel, pero su composición rica en vitaminas y minerales reporta otros muchos beneficios para nuestro organismo.

Buenas para la dentadura

Comer zanahorias crudas fortalece los dientes y las encías. Además, el flúor, presente en alimentos como las zanahorias, espinacas o manzanas, es un mineral fundamental para cuidar el esmalte dental.

Indicadas para mejorar problemas intestinales

Ayudan a combatir el estreñimiento y el dolor de estómago. Gracias a su alto contenido en fibra previenen el estreñimiento. Además, calman las molestias gástricas y el exceso de acidez. Por ello, si padecemos gastritis las zanahorias son una excelente elección.

Diuréticas

Por su elevado contenido en agua son diuréticas y ayudan a la desintegración de los cálculos renales.

Energía para nuestro cerebro

Ricas en potasio y fósforo, las zanahorias son un remedio para mentes cansadas y nervios desatados.

Buenas para la vista

Los betacarotenos son unos poderosos protectores que evitan el envejecimiento prematuro. Protegen nuestra retina y evitan la aparición de cataratas. La ingesta diaria de zanahoria está especialmente recomendada en casos de pérdida de la agudeza visual.

Buenas para las uñas y el cabello

Fortalecen y revitalizan las uñas y el cabello gracias a los betacarotenos que contienen.

BERENJENA

La berenjena está compuesta principalmente por agua (92,6%) e hidratos de carbono (3,5%). Esto, sumado a sus escasas grasas (0,2%) y proteínas (1,2%), la hace muy ligera (21 cal/100 g). También aporta fibra (1,5%)

En cuanto a sus micronutrientes, destaca principalmente su aporte en potasio (240 mg/100 g) y ácido fólico (13 mcg).

Como refleja su color morado también contiene antocianinas, de acción antioxidante.

La berenjena, además de proteger el hígado y aportar antioxidantes, es rica en fibras que ayudan a eliminar el colesterol de otros alimentos.

Digestiva

La fibra es, aparte del agua, el principal componente de la berenjena. De tipo soluble, favorece el buen estado de la flora bacteriana y disminuye la consistencia de las heces, lo que ayuda a su eliminación. La berenjena se puede considerar un alimento ligero y digestivo siempre que se cocine de manera apropiada.

BAJA EL COLESTEROL
Tanto la fibra como las sustancias químicas que se encuentran especialmente en la piel y las semillas contribuyen a mantener el colesterol en niveles óptimos. Algunos compuestos de la berenjena inhiben la síntesis de colesterol en el hígado, mientras que otros evitan que se oxide y se adhiera a las paredes arteriales.

AYUDA A CONTROLAR EL AZÚCAR
Es apropiada para diabéticos porque contiene muy pocos hidratos de carbono, mucha fibra, que reduce la velocidad de absorción de los azúcares de otros alimentos, y sustancias que ayudan a mantenerlo bajo control, como la trigonelina.

DIURÉTICA
El mineral más abundante es el potasio y casi no contiene sodio, lo que favorece la eliminación de líquidos y reduce la presión arterial (si no se añade demasiada sal al cocinarla).

Esto facilita el trabajo del corazón y apoya la función eliminadora de los riñones.

BUENA PARA EL SISTEMA NERVIOSO
La presencia de vitamina B6, B1 y magnesio en cantidades significativas la indican para reforzar el sistema nervioso y mejorar el estado de ánimo. La vitamina B6 es especialmente recomendable durante el embarazo, pues previene la diabetes gestacional y alivia las náuseas.

Precaución: las personas con tendencia a formar cálculos renales solo deben consumirlas ocasionalmente, pues contienen una gran cantidad de oxalatos, que favorecen la cristalización inicial.

AMIGA DEL HÍGADO
Las propiedades más valiosas de la berenjena no son debidas a su riqueza en vitaminas y minerales, sino a compuestos químicos específicos que se hallan sobre todo en la piel y las semillas.

Destaca especialmente su capacidad para reducir el colesterol LDL. El aporte de fibra es una posible causa, pero todo indica que la diferencia está en los alcaloides con estructura química similar a las estatinas –medicamentos que inhiben la síntesis del colesterol–, pero sin sus efectos secundarios.

Estas sustancias exclusivas de la berenjena y de sabor amargo estimulan el buen funcionamiento del hígado y el vaciamiento de la vesícula biliar, de manera que favorecen la digestión de las grasas.

Son efectos que pueden conseguirse a través de recetas culinarias y también mediante infusiones (se corta la berenjena en cubitos que se dejan hervir unos minutos; luego se va tomando el líquido a lo largo del día).

PODER ANTIOXIDANTE
Además, la berenjena contiene una decena de ácidos fenólicos antioxidantes muy potentes y antocianinas –pigmentos que dan el característico color oscuro a la piel– como la nasunina.

Ambos tipos de compuestos impiden la oxidación del colesterol –una de las causas de que se convierta en un problema para la salud– y con ello previenen tanto los trastornos cardiovasculares como las enfermedades degenerativas.

PROTEGE EL CEREBRO
La nasunina protege especialmente las membranas de las neuronas, por lo que previene y combate diversos trastornos de tipo nervioso.

También se ha investigado su utilidad en la lucha contra el cáncer porque inhibe la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan los tumores y combate la indeseable acumulación de hierro en los tejidos.

REMOLACHA O BETERRAGA

La remolacha es una hortaliza que deberíamos comer más a menudo… ¿quieres saber por qué? ¡Pues de eso hablaremos hoy! Las remolachas son una bomba de vitaminas y minerales, son ricas en hierro y antioxidantes, y son buenas como desintoxicantes.

Por su alto contenido de azúcar, tienen un sabor dulce que puede gustar mucho a los peques, ¡y su color intenso seguro los conquista! Y es que aunque existen diferentes variedades, la remolacha roja es la más interesante por sus propiedades y su contenido de fibras y antioxidantes.

Entre las propiedades nutricionales de la remolacha cabe destacar que tiene un buen contenido de fibra. Su aporte calórico es moderado, ya que además del agua, su componente más importante son los hidratos de carbono, siendo por esto una de las hortalizas más ricas en azúcares.

Hemos dicho que es una bomba de vitaminas, y no exageramos: es rica en folatos (la vitamina B9, la forma natural del ácido fólico); los folatos son muy importantes porque intervienen en la formación de los glóbulos rojos y blancos, ayudan al sistema inmunológico a crear anticuerpos, y participan en la síntesis del material genético.

También brinda un buen aporte de otras vitaminas del grupo B, como B1, B2, B3 y B6. También estas vitaminas se relacionan con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos, como así también colaboran en la producción de energía, en el metabolismo celular y en el buen funcionamiento del sistema digestivo.

En cuanto a su contenido de minerales, es una hortaliza rica en yodo, sodio y potasio. Están presentes en menor cantidad, el magnesio, el fósforo y el calcio. En sus hojas abunda el hierro y los betacarotenos.

Por todo lo que os hemos contado hasta ahora, los beneficios de la remolacha para la salud son muchos, a continuación os los detallamos:

Remolachas contra el cáncer
La remolacha es rica en flavonoides, que son potentes antioxidantes. Esto la convierte en un alimento anticancerígeno. Los flavonoides están presentes en la betacianina, la sustancia que da el color a la raíz. En un estudio hecho en la Universidad de Howard, Washington DC, se encontró que la betacianina ayuda a ralentizar el crecimiento de los tumores en un 12.5% en pacientes con cáncer de senos y de próstata.

Remolacha para embarazadas y niños
Como hemos dicho, esta hortaliza es rica en folatos, la forma natural bajo la que se encuentra el ácido fólico en los alimentos. El ácido fólico es importantísimo en todos los procesos de crecimiento y renovación de estructuras del organismo. Tomar ácido fólico antes y durante el embarazo ayuda a prevenir anomalías congénitas, y también contribuye a disminuir el riesgo de aborto. Os invitamos a ver en detalle este artículo> ácido fólico, ¿por qué es tan importante durante el embarazo?

Además, las hojas de la remolacha son ricas en hierro. Durante el embarazo el riesgo de sufrir anemia ferropénica aumenta, por lo que se recomienda aumentar el consumo de hierro. Aunque su concentración de este mineral es menor que en otras hortalizas, el hecho de que además contenga folatos convierten a las remolachas en un alimento muy aconsejable durante el embarazo, como así también durante la infancia y para madres en lactancia.

Un tratamiento antioxidante natural
La presencia de antioxidantes y folatos, que la remolacha posee en gran cantidad, le otorga beneficios para la salud de nuestro cuerpo y corazón. Los antioxidantes ayudan a prevenir los daños de los radicales libres en tu cuerpo, el envejecimiento prematuro de la piel e inflamación de los tejidos. También protegen de ciertos tumores, afecciones cardiovasculares, inflamaciones y virus.

Desintoxícate con la remolacha
Otra función de los antioxidantes es ayudar al hígado en los procesos de depuración y eliminación de tóxicos. Es por ello que por su contenido de antioxidantes, el consumo de remolachas ayuda al hígado a desintoxicarse. Un zumo de remolacha fresco se aconseja para el tratamiento natural del colesterol, hígado graso, hepatitis o cirrosis.

Remolacha contra el estreñimiento
Gracias a su alto contenido de fibras, la remolacha tiene un efecto laxante que combate el estreñimiento y ayuda a mantener un buen tránsito intestinal. Además, por su riqueza en rubidio, incrementa los jugos gástricos, facilitando la digestión de otros alimentos.

REMOLACHA PARA ADELGAZAR
Hemos dicho que la remolacha tiene un aporte calórico moderado, por lo que puede incluirse en dietas de control de peso. Además, gracias a su contenido de fibra proporciona una buena sensación de saciedad, lo que limita el consumo de otros alimentos más calóricos. Por su alto aporte de potasio, también es útil contra la retención de líquidos.

CÓMO APROVECHAR LAS PROPIEDADES DE LA REMOLACHA
La remolacha puede consumirse cruda, cocida o en conserva. Al contrario de otros vegetales, la remolacha cocida conserva la mayoría de sus componentes, y es también más digerible. Para que las remolachas mantengan sus propiedades nutritivas, es recomendable cocerlas con piel, o también al vapor. Deben hervirse por lo menos durante 1 hora, dependiendo de su tamaño, sin superar las 2 horas de cocción. Una vez cocidas se pueden pelar fácilmente.

Cruda, suele consumirse en ensalada, rallada o cortada en láminas finas. También puede hacerse asada, del mismo modo que las patatas.