Remedios naturales para calmar la ansiedad

1. Té de Valeriana

La valeriana es una planta nativa de Europa y Asia y se ha utilizado durante miles de años como un remedio para diversas dolencias. Se cree que la raíz de valeriana tiene un impacto en la disponibilidad del neurotransmisor GABA en el cerebro.

GABA es el principal neurotransmisor inhibitorio del sistema nervioso, y es es el responsable de inhibir la actividad de las neuronas cerebrales. El GABA promueve la relajación y reduce los niveles de estrés.

2. Té verde


Aunque el té verde es un estimulante, algunos estudios han demostrado que es beneficioso para la ansiedad. Principalmente porque estimula los neurotransmisores cerebrales que inducen a la relajación, gracias a la L-teanina.

Además, esta sustancia ayuda a detener la frecuencia cardíaca en ascenso y la presión arterial. Un estudio realizado con humanos demostró que los sujetos más propensos a sufrir ansiedad se mostraban más tranquilos cuando tomaban 200 miligramos de L-teanina.

3. Yoga


El yoga presenta una serie de beneficios psicológicos además de físicos. Su práctica tiene un impacto positivo en el estrés y la ansiedad, como confirma un estudio de Thirthalli y Naveen (2013), pues reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés. Practicando yoga podemos bajar los niveles de esta hormona para reducir el estrés y, por tanto, la ansiedad.

4. Bálsamo de limón

Esta hierba se ha empleado desde Edad Media, puesto que es efectiva para tratar el sueño, el nerviosismo y la ansiedad. Es una infusión digestiva y originaria de Europa central. Sin embargo, en exceso puede ser contraproducente y provocar más ansiedad, así que hay que tomarlo con moderación.

5. Raíz de regaliz

Funciona como una alternativa natural a la cortisona, que puede ayudar al cuerpo a manejar situaciones estresantes, y actúa para normalizar los niveles de azúcar en la sangre, así como las glándulas suprarrenales, proporcionando la energía necesaria para lidiar con la situación estresante. La raíz del regaliz estimula el líquido craneal y cerebroespinal, y calma la mente.

6. Kava


Esta planta es una subespecie de la menta, y es beneficiosa para reducir la ansiedad y el nerviosismo. Es originaria del Pacífico Sur, y los estudios demuestran que es muy útil para calmar a las personas. También se utiliza contra el insomnio.

7. Tila


La tila es una de las infusiones más consumidas para la ansiedad. Muchas personas se toman una tila antes de un examen importante para calmar los nervios y estar más relajados. No es tan fuerte como la valeriana, pero puede ser muy eficaz.

8 Pasionaria

Esta infusión actúa como ansiolítico y es un calmante y un relajante que proviene de la la flor de la pasión. Fue utilizada por los aztecas hace ya siglos por sus efectos analgésicos y sedantes. También está indicada en casos de depresión, pues produce una ligera euforia. Asimismo, se emplea para el insomnio, el dolor de cabeza o la taquicardia.

9. Escutelaria


La escutelaria es un remedio muy efectivo para las personas que experimentan ansiedad y nerviosismo junto con tensión muscular. Cuando alguien se siente excesivamente nervioso, la escutelaria puede ayudar a relajar no sólo su ansiedad, sino también la tensión muscular que la acompaña. Se puede tomar en infusión o en tintura.

10. Manzanilla


La manzanilla es una infusión muy consumida que posee no solo propiedades beneficiosas para la digestión. Esta infusión contiene características ansiolíticas y ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y el insomnio, al menos esto indica un estudio en el Centro Médico de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

11. Hipérico o hierba


El hipérico es beneficios para el tratamiento de la depresión, pues puede restablecer el equilibrio de los neurotransmisores que tienen un impacto en el estado de ánimo. Asimismo, también es beneficioso para la ansiedad. Es posible encontrarlo en cualquier farmacia y no es necesario receta medica para comprarlo.

12. Raíz ártica


Se ha mostrado muy eficaz para la ansiedad que ocurre de manera ocasional y para los periodos de estrés. Es una planta originaria de Siberia y es conocida por sus propiedades adaptogénicas. Un adaptógeno es un agente fisiológico que naturalmente aumenta la resistencia del cuerpo al estrés físico y emocional. Esta planta favorece el aumento de la actividad de la serotonina, la noradrenalina y la dopamina.

13. Lúpulo


Esta planta se caracteriza por su sabor amargo. Es originaria de varias regiones de Europa y, tras su consumo, tiene un efecto positivo sobre el sistema nervioso. Es conocido por su eficacia para tratar la ansiedad, el nerviosismo, el estrés, el insomnio. Además, facilita la digestión.

14. Té de Ashwagandha


Su raro nombre se entiende debido a su origen, pues es un té indio, que se emplea en la medicina de ese país desde hace siglos. El té de Ashwagandha favorece el bienestar, despeja la mente, reduce la hipertensión y combate el estrés y la ansiedad.

15. Ejercicio físico


El ejercicio físico debería ser un hábito que todo el mundo debería practicar porque sus beneficios son numerosos. Entre ellos, podemos encontrar que reduce los niveles de cortisol en el cuerpo, ayuda a conciliar el sueño, libera endorfinas que nos hacen sentir bien y reduce los niveles de estrés y ansiedad.

16. Hierba Luisa


Otra infusión con propiedades calmantes y tranquilizantes y que es útil en los casos de nerviosismo y ansiedad es la Hierba Luisa. Esta planta es efectiva para aquellas personas que se encuentran mentalmente decaídas. No es aconsejable para mujeres embarazadas o en época de lactancia.

17. Meditación


La meditación se ha mostrado muy efectiva para controlar los pensamientos ansiosos y para calmar la mente. Es por eso que en la actualidad, para tratar la ansiedad, se utilizan técnicas psicológicas como el Mindfulness, que han mostrado su eficacia en diferentes investigaciones.

18. Camina por el campo y la playa


Uno de los grandes problemas de esta sociedad es el ritmo de vida que tenemos. Siempre trabajando, enganchados a las nuevas tecnologías… Tenemos poco tiempo para conectar con nosotros mismos y disfrutar de la naturaleza.

Un paseo de 20 minutos por la playa o por el bosque, como indica un estudio llevado a cabo por investigadores japoneses, ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Además, como cualquier ejercicio aeróbico, caminar reduce los niveles de cortisol, según confirma una investigación publicada en el Diario de Antropología Fisiológica y nos hace sentir bien gracias a la liberación de diferentes químicos del cerebro como las endorfinas o la serotonina.